Buscar | Search

miércoles, 8 de agosto de 2012

¿POR QUÉ NO SOMOS PUNTUALES?


¿POR QUÉ NO SOMOS PUNTUALES?

Según el refrán inglés: “La puntualidad es el alma de la cortesía”. En cualquier lugar que estemos, es una muestra de respeto al tiempo de los demás, es una norma básica de educación y supone un acto de consideración hacia otros. La puntualidad requiere que la persona ejecute una gestión en un tiempo determinado, es decir, estar a tiempo en el lugar adecuado; es una disciplina y compromiso que se crea con el tiempo y se aplica para todo, cuando visitamos a nuestros amigos, cuando nos reunimos con familiares, citas de trabajo, etc.

Hay algunos casos (como el nuestro) donde las personas constantemente llegan tarde y siempre presentan excusas, ocasionando un retraso para todos o distracciones que interrumpen el orden de las actividades. Es comprensible hasta cierto punto los retrasos en circunstancias normales – 10 o 15 minutos -, hay que acordarse de que existen los imprevistos y por más que tratemos de prevenirlos, uno no puede librarse de ellos.
Sin embargo, el no ser puntual de manera constante, es muestra de desinterés, desconsideración y desorden de cómo manejamos el tiempo y de cómo planeamos nuestras actividades, crea poco a poco la perdida de formalidad, tanto así que las llegadas tarde pueden convertirse en una “costumbre”. En ciertos países no es aceptado el retraso y es una falta de respeto.
En el puesto de trabajo es una obligación de la persona ser puntual, donde los minutos de retraso son considerados como impuntualidad si no son justificados. Una clave importante para estar siempre “a tiempo” es enfocarse en la actividad o acción que se realizará, es básico, aunque aparentemente se vea innecesario, programar una agenda, alarmas, recordatorios, puedes hacer un horario donde priorices tus actividades y de esta manera será mas fácil el poder mantenerte organizado o incluso decirle alguna persona de confianza que le recuerde si tiene que hacer algo, para evitar divagar y perder el tiempo.
Para ser puntual en primer lugar debe ser consciente que toda persona, reunión, actividad o cita tiene un grado particular de importancia. Para muchas personas nuestra palabra en estos casos es garantía de contar con nuestra presencia, así que si cree que no puede llegar a la hora acordada, intentemos llegar antes.

Aquí les dejo un collage de relojes divertidos, y como TIP para propiciar la puntualidad, programen sus relojes de casa y de muñeca de 5 a 15 minutos antes de la hora (para que, si existe algún imprevisto o el tráfico está difícil) podamos llegar puntuales a nuestras citas.


Follow Piquis Piquis Blog

ShareThis

ShareThis

ShareThis

Piquis Piquis Blog

Mi foto
Lima, Peru
PIQUIS BLOG Comentando el arte de vivir

PIQUISGRAM #esmuypiquis